viernes, 14 de junio de 2013

Monéame, Juan Pedro López Cabrera

López Cabrera me dirige a primera hora de la mañana este correo solicitando audiencia humildemente. Poco más tarde, por primera vez, leía de él una disculpa, aunque privada, por haber difundido en la portada de Menéame la página difamatoria contra mí, siendo López a la sazón administrador de aquella web.



Tras ofrecerle venir a pactar un acuerdo transaccional y negarse a ello lo mando a paseo. Pocas horas después de la embajada frustrada podía leerse la siguiente reacción en las cuentas de Twitter de sus amigos Galli, Villoslada y Pérez:






El propio "acosado" los desmentía pidiendo hablar con el "acosador" y reunirse con él, tras haberse disculpado ante el mismo. Puesto que sus disculpas privadas no fueron aceptadas y se le pidió algo más, López Cabrera se fue con la música (y el acoso) a otra parte. Entonces anunció que hablaría con su abogado, pues aquello era intolerable.

El trío maravillas hizo el resto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario