viernes, 27 de septiembre de 2013

Benjamí Villoslada: también por calumnias


AL JUZGADO

            D. DANIEL V., mayor de edad, abogado, con domicilio a efectos de notificaciones en xxxxx, y DNI xxxxxxx, ante el Juzgado comparezco y como mejor en Derecho proceda, DIGO:

            Que por medio del presente escrito, al amparo de lo dispuesto en el art. 804 LECr, y el art. 460 y ss. de la LEC 1881, según Disposición Derogatoria Única 1.2ª de la actual LEC, paso a formular DEMANDA PARA LA CELEBRACIÓN DE ACTO DE CONCILIACIÓN previa a la interposición de Querella Criminal por un presunto delito continuado de calumnias con publicidad, frente a:

-         D. JUAN BENJAMÍN VILLOSLADA GIL, provisto de NIF xxxxx, mayor de edad, con domicilio personal en xxxxx.

A tal efecto insto que se avenga a reconocer y reconozca: 


PRIMERO.- Que D. Benjamín Villoslada reconozca ser el autor de diversas expresiones calumniosas dirigidas hacia el compareciente y publicadas en la red social de internet Twitter a través de su cuenta de usuario “@benjami”, así como en la red social Google+ en su cuenta “Benjamí Villoslada”.
El señor Benjamín Villoslada ha publicado en la susodicha página web calumnias proferidas con manifiesto y temerario desprecio a la verdad que atentan contra el buen nombre y lesionan el derecho al honor de D. Daniel V.. En concreto, Villoslada ha formulado contra él, sin prueba alguna, la acusación de haber cometido el delito de intrusismo en la abogacía, así como la de acosar y amenazar a usuarios y colaboradores de www.meneame.net, página propiedad de la mercantil MENEAME COMUNICACIONS, S.L., de la que Villoslada es socio fundador y administrador solidario.
Las calumnias fueron emitidas en repetidas ocasiones entre los días 14 y 21 de junio ante una audiencia mínima de 4.881 personas, siendo éstas seguidoras de la cuenta de Twitter de Benjamín Villoslada en dichas fechas. No obstante, se desconoce la audiencia total, dada la capacidad de la mencionada red social de extender la repercusión de los mensajes publicados en ella, toda vez que posibilita a los usuarios la redifusión de aquéllos en la propia red o en otros sitios de internet. Asimismo, similares calumnias fueron divulgadas en su cuenta de Google+, que a la sazón disponía de 1.862 seguidores. Todo ello pese a ser visibles sus mensajes en Twitter y Google+ también para todos aquellos que no son seguidores de Benjamín Villoslada.


SEGUNDO.- Las calumnias se formularon en el orden cronológico siguiente:

- En fecha 14 de junio de 2013 Benjamín Villoslada dirige un mensaje público desde su cuenta de Twitter a la cuenta de la empresa en la que trabaja Don Daniel V., con el siguiente tenor literal:

¿Por qué un empleado que firma como abogado su correo de @f no aparece colegiado en ningún lugar? ¿Intrusismo y falsedad?”.

Se adjunta impresión de pantalla como Documento Anexo Nº 1.


El mismo día publica en su cuenta de Google+ una extensa nota en la que refiriéndose al demandante como “el presunto abogado D.V.C.” lo acusa de intrusismo y de molestar con actitudes amenazantes a otras personas. A su vez, anuncia acciones legales contra el señor V. esgrimiendo “tres motivos de demanda” -indoctamente, puesto que se refiere en realidad a tres de los cuatro delitos enumerados el mismo 14 de junio en la cuenta de Twitter de la abogada de MENEAME COMUNICACIONS, S.L. en los siguientes términos:

Preparando una demanda (sic) múltiple: acoso, amenazas, intrusismo, falsedad... Esto es solo el principio. Riete tu de tocar las narices a quien aprecio.”
Se unen capturas de pantalla en ambos casos como Documento Anexo Nº 2.

- En fecha 18 de junio de 2013, Villoslada dirige otro mensaje público en Twitter en el que afirma:
En la web de @f aparece como abogado un tipo cuyo nombre no aparece en ningún colegio [sigue un enlace a la web de F, donde el señor V. firma varios artículos como abogado]”.
Acompaña impresión de pantalla como Documento Anexo Nº 3.

- El 20 de junio de 2013, el representante legal de F., vía mensaje público desde la cuenta de Twitter@f”, proporciona a Benjamín Villoslada los números de colegiado de los abogados que firmaban como tales en la página de F, enlazada por Villoslada dos días antes, y le pide que enmiende su error. Villoslada, en lugar de rectificar o hacer averiguaciones ulteriores en el Colegio de Abogados de Barcelona, persiste en su acusación de intrusismo con el argumento de que uno de los sedicentes letrados de F no aparece en el censo de abogados consultable en internet. El letrado en cuestión es Don Daniel V., al que no menciona por su nombre, pero del que ha dado referencias suficientes como para identificarle (sus iniciales D.V.C. en el mensaje en Google+ y el enlace a la página de F, donde firma con su nombre y apellidos, en el mensaje de Twitter). Para rectificar, Benjamín Villoslada exige que se le proporcione una prueba fehaciente en la que se muestre que Daniel V. es abogado.
Se adjunta captura de pantalla con la impresión de la secuencia de mensajes entre el titular de la cuenta @f y Benjamín Villoslada como Documento Anexo Nº 4.

Una hora más tarde, Don M, administrador de F, envía al correo de la letrada de MENEAME COMUNICACIONS, S.L. (adm@meneame.net), facilitado por el señor Villoslada a estos efectos, un certificado del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona de fecha 14 de junio de 2013 en el que se da fe de la condición de abogado de Daniel V.
Acompaña copia del correo enviado y del adjunto incluido en él como Documento Anexo Nº 5.




La exhibición de dicha prueba no hace cambiar su actitud a Villoslada, quien horas más tarde vuelve a publicar vía Twitter:
Continuación del tuit anterior: el abogado en cuestión de @f sigue sin aparecer en ninguna base de datos pública de letrados.”
Poco después, en referencia a otro de los abogados de F que sí aparece en el censo de abogados, al figurar como ejerciente, Villoslada escribe:
No es quien envía amenazas a gente de Menéame como “abogado” de @f.
Alguien que firma como abogado de @f molesta con sus delirios y amenaza usuarios y colaboradores de Menéame.”
Se adjunta copia de los mensajes como Documento Anexo Nº 6.
Sin embargo, la abogada de MENEAME COMUNICACIONS, S.L., Doña Cristina Pérez Llano, sí reconoce su error en un correo electrónico enviado a Don Daniel V. el 20 de junio, puesto que ella misma creyó que el señor Daniel V. era un intruso en su profesión, motivo por el que había anunciado públicamente su intención de denunciarle.
Acompaña copia del referido e-mail como Documento Anexo Nº 7.



- En fecha 21 de junio de 2013, Benjamín Villoslada difunde desde su cuenta de Twitter, a continuación de sus mensajes alusivos a Daniel V., cuatro mensajes de los usuarios “@gallir” y “@Tora_Cris”, que corresponden respectivamente a Don Ricardo Adolfo Galli Granada, cofundador y administrador solidario con Villoslada de MENEAME COMUNICACIONS, S.L., y a Doña Cristina Pérez Llano, abogada de MENEAME COMUNICACIONS, S.L. En tres de los mismos puede ya identificarse plenamente y sin necesidad de indagación de ningún tipo a Don Daniel V.:
A Daniel Vxxx Cxxx hay que decirle que deje de dar el coñazo, que es un pesado, y que demande todo lo que quiera. Cansino.” (Ricardo Galli).
Daniel Vxxx Cxxx juzga mis tweets, en los que nunca se le nombró, y exije (sic) que me disculpe.” (Cristina Pérez).
Daniel Vxxx Cxxx deduce cosas y amenaza con medidas legales. Yo deduzco que le sobra tiempo.” (Cristina Pérez).

Parte de estos mensajes calumniosos han sido protocolizados en escritura pública del Notario de Barcelona Don Juan José Veciana García Boente, de fecha 21 de junio de 2013, que se aportará en el momento procesal oportuno.

TERCERO.- Que Don Daniel V. es licenciado en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra desde 2002 y colegiado en el Il·lustre Col·legi d’Advocats de Barcelona desde 2005. El compareciente no ha amenazado ni acosado jamás a nadie, debiendo prevalecer su presunción de inocencia.

CUARTO.- Que las expresiones y manifestaciones del señor Villoslada expuestas con anterioridad poseen todos los rasgos del “animus calumniandi”, lo que ha de concluirse de su falta total de fundamento, basándose respecto a las “amenazas” en burdos infundios propalados a sabiendas de su falsedad, y respecto al “intrusismo” en meras conjeturas que no fueron debidamente contrastadas, y  que una vez destruidas por la víctima mediante  la aportación de prueba documental siguieron profiriéndose sin dar lugar a rectificación ni disculpa de ninguna clase por parte del señor Villoslada.
Huelga decir que, por añadidura, tanto el señor Villoslada como la abogada de MENEAME COMUNICACIONS, S.L., Doña Cristina Pérez Llano, demuestran ignorar la naturaleza del intrusismo como tipo penal, consistente en ejercer los actos propios de una profesión o en atribuírsela públicamente sin disponer del título que habilita a ello. Parecen ignorar también el carácter no exhaustivo del censo de abogados del Estado, que se limita a incluir a los que en el momento de la consulta constan como ejercientes. Ignorancia temeraria y negligente en un primer momento en el caso del señor Villoslada, dándose al menos dolo eventual, y plenamente dolosa, con “dolus malus”, desde que se le informa de su error sin que rectifique. Desconocimiento, por lo demás, inexcusable en el caso de la señora Pérez, letrada y colegiada 6.923 del Ilustre Colegio de Abogados del Señorío de Vizcaya.
Cabe destacar que se ha procurado en todo momento la máxima difusión en internet de dichas manifestaciones calumniosas, porfiando a fin de que produzcan el mayor daño posible a la reputación de Don Daniel V. y perjudiquen su relación laboral con F. Es así que se ha menoscabado gravemente la buena fama del compareciente, pretendiendo denigrarle a los ojos de la sociedad en general y de sus superiores laborales y clientes en particular.


QUINTO.-  Que proceda a excusarse ante el compareciente por tal comportamiento, debiendo explicitar las razones que le llevaron a cometer tan incalificables acciones.

 
SEXTO.- Como consecuencia de los hechos relatados, el compareciente insta el presente acto de conciliación previo a la interposición de Querella Criminal para la represión de las conductas descritas, donde se interesará la pena correspondiente, la obligación de hacer y la indemnización por daños y perjuicios que pudiera corresponderle por los daños morales derivados de tan graves calumnias, tanto más cuando se considera el oficio que ejerce quien las ha sufrido, en el que la imagen profesional ofrecida al público es un factor determinante.


Por todo ello,

SUPLICO AL JUZGADO que teniendo por presentado este escrito, lo admita, y se sirva señalar día y hora para la celebración del Acto de Conciliación, citándose a esta parte y al requerido de conciliación con los apercibimientos legales y en su momento disponga que se me haga entrega de una certificación del acta.

Es justicia que pido en Lloseta, a 25 de junio de 2013.




DANIEL V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario