lunes, 17 de febrero de 2014


Galli ha concedido una entrevista a El Mundo en la que aprovecha para comentar su pequeña victoria judicial y el carácter pionero en España de la sentencia obtenida. En sus respuestas me alude continuamente, aunque sin identificarme, para terminar con esta semblanza (énfasis mío):

Mira, el problema que hemos tenido en este caso judicial es que la persona que nos había demandado es un profesional del derecho. Esta gente puede abusar fácilmente del sistema judicial. De hecho, lo estamos viendo. Juega con el miedo que suele infundir a la gente de entrar en estos mecanismos judiciales. No sólo nos demandó sino que se querelló contra nosotros, aunque el caso fue archivado en Barcelona. Y además lleva interpuestas -o amenaza con interponer- una decena de querellas, además de varias demandas de conciliación. Todo porque se le ha llamado 'troll' por Internet. En nuestro caso, pudimos soportar económicamente llegar a juicio, que nos ha costado 2.000 euros y no vamos a recuperar. Para una persona o una pequeña empresa o blog, pues es complicado. Lo bonito es decir: "Hay que resistir, no hay que ceder ante estas amenazas". Es fácil decirlo. Lo difícil es cuando te encuentras con un 'troll' que domina el mundo judicial y que sabe perfectamente que ir por lo penal le sale gratis a él, que te puede meter en muchos problemas, pues no me atrevería a decir tanto. Pero vaya: hay que resistir. Mira, Menéame es una pequeña empresa en realidad. Pero pienso en los medios de comunicación y sigo pensando que sí, que hay que resistir. Hay 'trolls' que no lo son sólo en Internet, sino en la vida real, y además usan y abusan del sistema judicial.

Lo cierto es que el término "troll" en cualquier otro contexto me resultaría indiferente. Pero no en el de una página donde aparecen mi nombre, apellidos, fotografía, dirección e-mail y direcciones IP, donde se me ficha como a un vulgar criminal y en la que se me atribuyen falsamente actitudes antisociales que atentan contra mi reputación. La página llega a afirmar de mí que, al contrario de lo que pretendo, no soy ni he sido nunca abogado, y que puedo padecer una enfermedad mental.

Esta web permanece en línea desde hace nueve años, consultable por cualquiera y estudiadamente bien posicionada en Google. No es difícil imaginar el efecto de semejante panfleto en un potencial empleador o en un cliente. Se ha obrado así con insidiosa mala fe para perjudicarme a todos los niveles y, en particular, en el ámbito laboral, en revancha por haber firmado textos que no fueron del gusto de algunos impotentes intelectuales incapaces de refutarlos. Greg Prévôt y sus compinches consideraron que no tenía derecho a discutir sobre determinadas cuestiones y abogaron no sólo por mi proscripción en internet, sino también por mi condena pública y perenne.

Ricardo Galli omite todo esto. Le gustaría ser visto como un pobre idealista hostigado por un demente. En realidad es un hombrecito resentido que cifra toda su gloria en ser un integrista de la libertad de expresión, siempre que sea la de los que piensan como él, y que se lucra con este peculiar activismo. Un embustero empeñado en presentarse como víctima de oscuros intereses y paladín de la emancipación de internet, cuando sólo apadrina a cobardes que apuñalan anónimamente el honor de un ciudadano por simple odio ideológico; y es él mismo un cobarde. 

Pero no tolero que se juegue con el pan de mi familia. He hecho votos de que perseguiré legalmente a esta ralea con todas las acciones que el Derecho me permita, hasta que aborrezcan mi nombre.

Mi acción penal no está archivada: está viva y habrá juicio en breve. Se sentarán en el banquillo.

viernes, 14 de febrero de 2014

Denegado el derecho de rectificación


Como anuncié hace unos días, interpuse demanda contra MENÉAME COMUNICACIONS, S.L. a fin y efecto de ejercer mi derecho de rectificación respecto a la difusión de una página difamatoria contra mí. El escrito de demanda, donde se exponen los argumentos principales de mi pretensión, puede leerse en este enlace. No hay que confundir esta acción con la vía penal, que inicié en junio y corre en paralelo, ni con la civil ordinaria, que todavía no he emprendido.

El 28 de enero, admitida a trámite la demanda, "Menéame" recibió citación para comparecer en juicio.  Como anticipé, no fue la lamentable Pérez la encargada de defender a www.meneame.net, sino el excelente letrado Carlos Sánchez Almeida. Pérez sólo está para e-mails, faxes y burofaxes, y para acusarme de falso abogado.

Otro detalle a destacar fue la actitud huidiza de Benjamí Villoslada, que no fue capaz de levantar la mirada y huyó a paso acelerado, pese a mi interés en saludar. Estos tipos sólo son valientes tras una pantalla.

La vista oral se celebró el pasado viernes 7 de febrero en Barcelona. Duró aproximadamente 40 minutos, de los que, por equidad procesal, sólo pude hablar unos pocos al haber mostrado ya mi posición en el escrito de demanda. Creo que el pleito no estuvo exento de interés, por lo que lo reproduzco a continuación.













El objetivo de esta demanda de rectificación era doble. Por un lado, obtener de "Menéame" la retractación por haber permitido la difusión de informaciones inexactas y perjudiciales sobre mi persona. Este objetivo no se ha logrado. Por el otro, conocer con anticipación las armas que "Menéame" empleará en su futura defensa, consistente en declinar toda responsabilidad por lo que considera publicaciones de terceros que www.meneame.net sólo filtra o amplifica. Esta tesis de Sánchez Almeida, pese a ser muy discutible, ha triunfado esta vez en un procedimiento que, por su carácter sumario y específico, podía descarrilar fácilmente ante un supuesto de hecho atípico como el que nos ocupa, riesgo que a pesar de todo quise asumir por la ventaja estratégica que esta vía me concedía. Así pues, la Juez ha apreciado falta de legitimación pasiva y, por consiguiente, ha desestimado mi demanda de rectificación. Las consideraciones esgrimidas en la sentencia para justificar el fallo son:

- Que el derecho de rectificación concierne sólo a hechos, no a opiniones.

- Que no existe censura previa en "Menéame", y por tanto no resulta equiparable a cualquier otro medio de comunicación social con un control editorial efectivo.

El primer punto aplicado a este supuesto resulta muy endeble, ya que las manifestaciones reseñadas por mí tenían un carácter esencialmente fáctico. En toda descripción de hechos siempre se introduce un matiz subjetivo, lo que en absoluto conlleva que dicha descripción deba tenerse por un juicio de valor.

El segundo es sin duda el fundamental, prácticamente el único esgrimido por Sánchez Almeida y en el que se basó la testifical de Galli, sin que yo fuera capaz de desvirtuarlo.  

La Juez, no obstante, ha apreciado que existen serias dudas de hecho o de derecho en este caso, por lo que no ha impuesto las costas a ninguna de las partes. Esto significa que "Menéame" ha pagado las suyas (abogado y procurador, pero también notario y avión) y yo las mías; es decir nada, puesto que me representaba a mí mismo, por lo que sólo consumí unas horas de mi tiempo, que considero bien invertidas.

Por añadidura, tuve la impagable satisfacción moral de arrancar a estos déspotas de internet, elemento en el que se sienten cómodos y poderosos, y traerlos por las narices al mío, el de la Justicia, donde son forasteros y peleles.

Sobre estos mimbres creo que los representantes, deudos y adeptos de "Menéame" no tienen mucho que celebrar, salvo el haber evitado "in extremis" el primer golpe, una acción ejercida por mí de forma subsidiaria y a todas luces la que menos me importa, cuya resolución además no tiene efectos de cosa juzgada ni, por ello, restringe las posibilidades de victoria en las acciones todavía vivas.

Tal vez descorchen un cava, como dijeron que harían. Aunque yo de ellos guardaría, como mínimo, dos más en la nevera.

DEMANDA CONTRA MENÉAME COMUNICACIONS, S.L. (derecho de rectificación)


AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA DE BARCELONA

            Don DANIEL VICENTE CARRILLO, mayor de edad, abogado, con domicilio a efectos de notificaciones en Barcelona, calle xxx, y D.N.I. xxx, actuando en nombre y representación propios, ante este Juzgado comparezco y como mejor en Derecho proceda, DIGO:

            Que por medio del presente escrito, al amparo de lo dispuesto en el artículo 1 y siguientes de la Ley Orgánica 2/1984, reguladora del derecho a rectificación, paso a formular DEMANDA DE JUICIO VERBAL SOBRE EJERCICIO DE LA ACCIÓN DE RECTIFICACIÓN DE HECHOS INEXACTOS Y PERJUDICIALES, frente a:
-         MENEAME COMUNICACIONS, S.L., provista de NIF B57466229, con domicilio en 07011-Palma de Mallorca, C/ Simó Ballester, 9, bajos, representada por D. Ricardo Adolfo Galli Granada, mayor de edad, provisto de D.N.I. xxx, y D. Juan Benjamín Villoslada Gil, mayor de edad, provisto de D.N.I. xxx.
Y ello sobre la base de los siguientes
HECHOS
PRIMERO.- El día 1 de enero de 2014 se publicó en la página www.meneame.net, titularidad de MENEAME COMUNICACIONS, S.L., determinada información sobre mi persona que resulta completamente inexacta y que además supone un grave perjuicio para mí, tanto mayor si se considera la importancia de la imagen pública ofrecida por un abogado. En particular, dicha información fue difundida por el usuario de www.meneame.net Ferran Axxx Cxxx (D.N.I. xxx) a través de la siguiente noticia, visualizada a día de hoy más de 12.000 veces, según consta en el propio contador de la misma:
Se adjunta como Documento Anexo Nº 1 impresión de la noticia en www.meneame.net.
La misma redirige a una publicación en la página personal de Jesús López de Uribe:
Acompaña como Documento Anexo Nº 2 impresión de la publicación mencionada.
En ésta se difunde la página difamatoria contra mí, titulada “Los txxx”, y alojada en la siguiente dirección, que resulta perfectamente visible tras las primeras líneas del escrito del Señor López de Uribe:
Se unen a las presentes alegaciones como Documento Anexo Nº 3 distintas impresiones de pantalla de dicha página, referentes al alegante, a quien se identifica con nombre, apellidos, fotografía, dirección e-mail y direcciones IP (protocolo de internet). Acompaña junto a las anteriores copia simple del Acta de presencia del protocolo 593/2013 del Notario Don Juan José Veciana García-Boente, donde se protocoliza parte de la mencionada página (no se dispone de la copia auténtica, en poder del Juzgado de Instrucción Nº 12 de Barcelona, no obstante lo cual la página sigue siendo operativa y universalmente accesible).

SEGUNDO.- La inexactitud de “Los txxx” consiste en atribuirme falsamente y sin prueba alguna actitudes antisociales como molestar sistemáticamente en mis intervenciones en foros y espacios de debate (“nunca entra en razón ni aporta nada”) o dedicar mi actividad en internet al insulto (“suele acabar insultando”, “se dedican a invadir tu foro, blog… de mensajes monotemáticos, insultos y otros excrementos verbales”).

En aval de lo anterior, se afirma con falsía que puedo padecer una enfermedad mental (“se dedicaron a analizar el tipo de enfermedad mental que podía padecer este sujeto”), ello sin otro respaldo que unos supuestos comentarios en un foro de discusión que ni siquiera pueden visualizarse si se sigue el enlace proporcionado en el libelo.

Se sostiene asimismo que amenazo a múltiples usuarios de internet (“le servía de argumento para amenazar a todos los que habían enlazado”), sin aclararse si se hace referencia a amenazas legales o a aquellas penadas por nuestro ordenamiento (artículo 169 del Código Penal).

Todas estas expresiones vertidas en “Los txxx” provocaron la interposición en fecha 26 de junio de 2013 de querella contra su autor, Greg Prévôt (N.I.E. xxx), por sendos presuntos delitos permanentes de injurias graves con publicidad y descubrimiento y revelación de secretos. Se está todavía pendiente de celebración del correspondiente juicio ante el Juzgado de Instrucción Nº 12 de Barcelona, habiendo apreciado la Juez de instancia indicios de responsabilidad penal en los contenidos denunciados.

Se adjunta como Documento Anexo Nº 4 copia de la primera página del escrito de interposición de querella presentado.

Se halla igualmente pendiente de celebración el preceptivo acto de conciliación ante el Juzgado de Primera Instancia Nº 11 de La Coruña, previo a la interposición de querella contra Greg Prévôt por un presunto delito permanente de calumnias.

Acompaña como Documento Anexo Nº 5 copia de la cédula de citación emitida por el Juzgado de Primera Instancia Nº 11 de La Coruña.
TERCERO.- En fecha 2 de enero de 2014, dentro de los siete días siguientes a la publicación de la noticia en www.meneame.net y www.uxxx (de 1 de enero de 2014 y 31 de diciembre de 2013 respectivamente), el aquí compareciente envió por fax al director del medio de comunicación www.meneame.net, el Señor Ricardo Adolfo Galli Granada, escrito de rectificación de la información publicada. Dicho escrito fue replicado por MENEAME COMUNICACIONS, S..L. mediante fax el mismo 2 de enero de 2014 a través de la Letrado Doña Cristina Pérez Llano.
Se adjunta como Documentos Anexos Nº 6 y 7 copia del fax enviado por el demandante y de la respuesta recibida por el departamento legal de MENEAME COMUNICACIONS, S.L.
Tras ello, el director del medio de comunicación ha hecho caso omiso de la pretensión de la parte actora y no ha procedido a la publicación de la rectificación de la noticia, limitándose a contestar lo siguiente:
- Que no aparecen datos identificativos de Don Daniel Vicente Carrillo en la página “Los txxx” (http://esxxx/), lo cual es patentemente falso, en atención a las impresiones de pantalla y el acta notarial aportadas por este compareciente, donde se da fe pública de lo contrario, amén de ser a día de hoy comprobable por cualquiera que acceda a http://esxxx/.
- Que se desconoce que haya inexactitudes relativas al compareciente en “Los txxx”, a las cuales ya nos hemos referido en el expositivo segundo.
- Que www.meneame.net no es un medio de comunicación, de lo que cabe inferir que no le resulta aplicable la Ley Orgánica 2/1984.
- Que no puede hablarse de página difamatoria alguna (como pide el compareciente en su escrito de rectificación) hasta que no exista veredicto al respecto.
En fecha 3 de enero de 2014, el alegante envió nuevo fax contestando a los citados argumentos, copia del cual se aporta como Documento Anexo Nº 8, junto con acuse de recibo, en el que en síntesis se sostenía:
- Que Don Daniel Vicente Carrillo sí resulta plenamente identificado en “Los txxx”, lo que en vano se niega.
- Que las inexactitudes son las ya reseñadas en el expositivo segundo de estas alegaciones.
- Que www.meneame.net sí debe considerarse un medio de comunicación, habida cuenta de que hay en esta página editores (sus propios usuarios, como el señor Ferran Axxx Cxxx) y un sistema de control de contenidos a través de administradores, así como una finalidad principal de informar y, en menor medida, de entretener. La página www.meneame.net cuenta asimismo con una numerosa audiencia, siendo uno de los portales más visitados en España (con más de 250.000 visitas únicas diarias), y existe ánimo de lucro en la mercantil que ostenta su titularidad, lo que afianza la caracterización de dicha página en este sentido. Se traen a colación afirmaciones de su fundador y director, Ricardo Adolfo Galli Granada, quien en una entrevista concedida por Telecinco[1] y publicada en la web de esta cadena es preguntado por www.meneame.net, de la que afirma lo siguiente (énfasis nuestro):
El objetivo es entretenimiento e información, pero lo fundamental es la información.”

No sé si más democrático pero en Menéame los editores son mucha gente y no tiene punto de comparación con los medios tradicionales donde suele haber un interés o una línea editorial muy marcada.”

Ahora bien, el poseer o no “una línea editorial muy marcada” y el ser poco o muy “tradicionales” no es en absoluto un rasgo definitorio esencial en los medios de masas, cuya tipología es variada, tratándose de un concepto relativamente abierto. Así pues, aunque sus propietarios prefieran no llamar a su web “medio de comunicación”, sin duda por las implicaciones legales que conlleva, ello resulta insustancial para su calificación legal en este sentido.

De la misma manera, el no elaborar contenidos propios, sino difundir o filtrar los ajenos, no excluye a www.meneame.net de ser caracterizado como medio de comunicación, toda vez que debe tenerse por tal el que transmite información a una generalidad de personas, con más razón si aquélla es de ámbito nacional e internacional y se difunde masivamente. Así, un medio de comunicación que sólo retransmita contenidos ajenos no por ello deja de serlo, y ello incluso si se diera por bueno -lo que es altamente dudoso- que haya lugar a considerar como ajenos los contenidos proporcionados por los mismos usuarios registrados y activos en www.meneame.net, los cuales deben tenerse más bien por editores “de facto”.

A fin de probar la aseveración de que la página www.meneame.net cuenta con un sistema de control y moderación de contenidos, como cualquier otro medio de comunicación al uso, se adjunta como Documento Anexo Nº 9 copia del burofax remitido a esta parte por el departamento legal de MENEAME COMUNICACIONS, S.L. en fecha 30 de mayo de 2013, donde puede leerse lo siguiente (énfasis nuestro):

El usuario jotape, si bien es un usuario antiguo de la página y ayuda en las labores de control desde la propia página no es un “administrador de sistemas en Menéame” y no tiene relación laboral alguna con Menéame Comunicacions SL (como otros más de veinte colaboradores conocidos popularmente como “admin” en la web que participan y colaboran en la medida de sus posibilidades de forma voluntaria y gratuita).

En fin, el propio nombre de la mercantil titular de la página, MENEAME COMUNICACIONS, S.L., refleja que sus fundadores estiman que www.meneame.net es un medio de comunicación.

- Que no es preciso esperar a que recaiga sentencia condenatoria para juzgar como infamantes determinados contenidos escritos en caso de darse en ellos un delito flagrante. Ha de recordarse a estos efectos que se considera “flagrante” en términos jurídico-penales la ofensa que, cometiéndose actualmente o acabándose de cometer, es comprobable por cualquier observador. Siendo evidente la existencia de la página y debiéndose presuponer el carácter falso de sus aseveraciones (en tanto no se pruebe lo contrario), las cuales a todas luces vulneran mi reputación, no ha lugar a objetar como pretexto el hallarse el caso todavía “sub iudice”.

Ítem más, según es doctrina reiterada del Tribunal Constitucional (por todas, STC, Sala 1ª, de 20 de junio de 2011), dado el carácter sumario del procedimiento de rectificación y los breves plazos legalmente previstos para su ejercicio, no ha de esperarse del Juzgador que se pronuncie sobre la completa fidelidad de la narración que ofrece la rectificación, sino que ha de ceñirse a su aparente verosimilitud, a expensas de ulteriores comprobaciones en otro contexto o, en su caso, en otro proceso. En consecuencia, tampoco cabe exigir al demandante que pruebe su derecho más allá del “fumus boni iuris”.
CUARTO.- Ante la previsible objeción por parte de MENEAME COMUNICACIONS, S.L. de no haber difundido directamente la página “Los txxx”, sino a través de otra página publicada en www.meneame.net, a saber, la del señor Jesús María López de Uribe (www.uxxx), esta parte desea manifestar su total oposición a este alegato en atención a las sucintas razones que a continuación se expondrán.
En primer lugar, se reconoce haberse dado este acto de difusión en el fax recibido el 1 de enero de 2014 del departamento legal de MENEAME COMUNICACIONS, S.L., incorporado a la presente como Documento Anexo Nº 7, donde la Letrado Cristina Pérez Llano afirma que:
El primer enlace dirige a la portada de un blog, concretamente a esxxx”.
Por ello, en atención a la doctrina de los actos propios, ha de tenerse por probado este hecho, que la adversa concede y confiesa.
En segundo lugar, sería indudablemente una argucia pretender que no se difunde una información por el mero hecho de no constar la misma en la página demandada, sino en aquella o aquellas a las que dirige mediante enlaces u otros signos visibles. Esta difusión en cascada no puede servir al medio de comunicación principal para eludir su responsabilidad, lo que provocaría una clamorosa situación de indefensión en el así difamado, que vería cerradas las puertas para la obtención de justicia material ante actos objetivamente lesivos de su derecho al honor, a la intimidad personal y a la propia imagen.
Así lo ha entendido en otros contextos la más reciente jurisprudencia del Tribunal Supremo (ver en este sentido la STS 2245/2013, Sala 1ª, de 4 de marzo de 2013), la cual, en una interpretación extensiva del artículo 17 de la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información, relativo a la responsabilidad de los enlazantes, ha establecido que los prestadores de servicios en internet serán responsables de la no eliminación de contenidos dañinos y aparentemente ilegales en las webs que administren (aún tratándose de enlaces a páginas de terceros), desde el momento en que alcancen conocimiento efectivo sobre los mismos.
Lo que, en base al principio del legislador racional, ha de entenderse también aplicable al presente supuesto, pese a ser la Ley Orgánica 2/1984 anterior a la aparición de internet y, por tanto, extraña a esta realidad.
QUINTO.- Respecto a los requisitos formales para el ejercicio del derecho de rectificación, esta parte considera que se cumplen en su totalidad.
- En cuanto al plazo de ejercicio del derecho, éste es respetado por el compareciente, al interponerse la presente demanda dentro de los siete días siguientes a la publicación por parte de www.meneame.net de la noticia reseñada.
- En cuanto al plazo de rectificación, se halla claramente superado, al haber transcurrido tres días desde la solicitud de rectificación cursada el 2 de enero de 2014 sin que se haya producido rectificación alguna por parte de MENEAME COMUNICACIONS, S.L.
- En cuanto al texto de la rectificación, el mismo no contiene juicios de valor ni es de longitud excesiva o desproporcionada, limitándose el proporcionado en un primer momento al siguiente tenor literal:
"Por la presente el responsable de este medio de comunicación retira todo enlace o referencia por los que pudiera darse a conocer o avalarse el contenido de la página difamatoria contra Don Daniel Vicente Carrillo, divulgada en publicación de fecha 1 de enero de 2014, lamentando cualquier perjuicio que haya podido ocasionarle".
Nótese al respecto que la petición de eliminación o inhabilitación del enlace obedece a ser éste el único modo de que la información inexacta no sea reproducida en lo sucesivo (pues, como se ha dicho, no hay texto en www.meneame.net que pueda reputarse inexacto tocante al compareciente, pero sí se enlaza a él), lo que se solicitó en conexión con la defensa de su derecho al honor. No obstante, a los efectos del presente procedimiento, circunscrito a la mera rectificación por la que el demandante ofrece su versión de los hechos, éste estima suficientemente salvaguardados sus intereses si, omitiendo cualquier referencia a la eliminación o inhabilitación del enlace (que excede a las pretensiones de la tutela que aquí se solicita), MENEAME COMUNICACIONS, S.L. se pronuncia mediante nota informativa expresando, sin comentario o apostilla:
Que Don Daniel Vicente Carrillo considera ser difamatoria la página “Los txxx”, divulgada por MENEAME COMUNICACIONS, S.L. en publicación de fecha 1 de enero de 2014, por lo que por la presente ejerce su derecho de rectificación.
Haciéndose constar asimismo en la mencionada nota que se procede a dar cumplimiento a dicho derecho en virtud de Sentencia de este Juzgado.
Es por ello que se remitió a MENEAME COMUNICACIONS, S.L. en fecha 7 de enero de 2014 fax aclaratorio con dicha nota rectificada, sin que se haya recibido respuesta o conste haberse atendido su petición. Acompaña copia del fax enviado como Documento Anexo Nº 10.
SEXTO.- Esta parte pone de manifiesto que no ha ejercido su derecho de rectificación frente a Greg Prévôt, autor de “Los txxx”, al haberse excedido con mucho el plazo de siete días desde la publicación de la página, que llegó de forma tardía al conocimiento del compareciente.
Tampoco se ha instado judicialmente dicho derecho frente a Jesús María López de Uribe, a pesar de habérsele pedido mediante correo electrónico que rectificase dicha publicación en el sentido de no incluir en ella contenidos que permitieran la difusión de la página difamatoria, petición a la que no ha dado cumplimiento. Ignorándose la dirección postal cierta y el número de D.N.I. de López de Uribe, no es posible establecer con el mismo comunicación fehaciente de ningún tipo, ni cabe emplazarlo ante un Juzgado.
SÉPTIMO.- Se fija la cuantía de la presente demanda, calculada de acuerdo con las normas contenidas en los artículos 251 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en la cantidad de 200.-€ euros (DOSCIENTOS EUROS), coste aproximado de la publicación cuya realización se insta a MENEAME COMUNICACIONS, S.L. mediante prestación de hacer.
Lo anterior en base a los siguientes
FUNDAMENTOS DE DERECHO
JURÍDICO-PROCESALES
- I -
CAPACIDAD PROCESAL Y REPRESENTACIÓN: Don Daniel Vicente Carrillo es mayor de edad, en pleno disfrute de sus derecho civiles por lo que, conforme disponen los artículos 6.1.1º y 7.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, tiene capacidad, por sí, para ser parte en este proceso y para comparecer en juicio.
Asimismo la demandada, sociedad mercantil, tiene capacidad para ser parte en este proceso y para comparecer en juicio, conforme disponen los artículos 6.1.3º y 7.4 de la referida Ley, si bien, al tratarse de persona jurídica deberá comparecer quien legalmente la represente.
- II -
POSTULACIÓN Y DEFENSA: No se requiere la intervención de procurador, según se establece en el artículo 5 de la Ley Orgánica 2/1984.
- III -
LEGITIMACIÓN: Corresponde la legitimación activa a Don Daniel Vicente Carrillo, de conformidad a lo establecido en los artículos 10 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y 1 de la Ley 2/1984, de 26 de marzo, reguladora del derecho de rectificación, por ser la persona aludida por la información, y pretender su rectificación.
Ostenta la legitimación pasiva el director del medio de comunicación que ha difundido la información en los términos previstos en la citada Ley Orgánica.
- IV -
JURISDICCIÓN: Conforme dispone el artículo 9.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial los Tribunales y Juzgados del orden civil conocerán, además de las materias que le son propias, de todas aquellas que no le estén atribuidas a otro orden jurisdiccional.
- V -
COMPETENCIA OBJETIVA: Corresponde a los Juzgados de Primera Instancia el conocimiento, en primera instancia, de todos los asuntos civiles que por disposición legal expresa no se hallen atribuidos a otros Tribunales, según disponen los artículos 85.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial y 45 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
- VI -
COMPETENCIA TERRITORIAL: Es competente el Juzgado al que nos dirigimos por corresponder a la demarcación territorial donde se encuentra ubicado el domicilio del perjudicado, según dispone el artículo 4 de la Ley Orgánica 2/1984, de 26 de marzo, reguladora del derecho de rectificación.
- VII -
PROCEDIMIENTO: Versando la presente demanda sobre ejercicio de la acción de rectificación de hechos inexactos y perjudiciales, conforme disponen los artículos 250.1.9º de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y 6 de la Ley Orgánica reguladora del derecho de rectificación, debe decidirse la misma por los trámites del juicio verbal.
JURÍDICO-MATERIALES
- VIII -
El derecho de rectificación se encuentra regulado en la Ley Orgánica 2/1984 de 26 de marzo, reguladora del derecho de rectificación, y concretamente en su artículo primero se recoge el derecho del demandante a rectificar la información publicada en cualquier medio de comunicación social.
"Toda persona natural o jurídica, tiene derecho a rectificar la información difundida, por cualquier medio de comunicación social, de hechos que le aludan, que considere inexactos y cuya divulgación pueda causarle perjuicio."
- IX -
Don Daniel Vicente Carrillo, como ya se ha relatado en los hechos de esta demanda, ha procedido de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 2 de la citada Ley, que dispone lo siguiente:
"El derecho se ejercitará mediante la remisión del escrito de rectificación al director del medio de comunicación dentro de los siete días naturales siguientes al de publicación o difusión de la información que se desea rectificar, de forma tal que permita tener constancia de su fecha y de su recepción.
La rectificación deberá limitarse a los hechos de la información que se desea rectificar. Su extensión no excederá sustancialmente de la de ésta, salvo que sea absolutamente necesario."
- X -
El director del medio de comunicación ha vulnerado lo dispuesto en el artículo 3 de la citada Ley, que obliga al director del medio a publicar el escrito de rectificación dentro de los tres días siguientes a la recepción, plazo que finalizó el 5 de enero de 2014.
- XI -
La información contenida en la noticia del medio de comunicación www.meneame.net ha supuesto para el compareciente un grave perjuicio para su imagen pública y un descenso en su actividad comercial considerable, cuyo resarcimiento se instará en mediante acción civil en otro procedimiento.
- XII -
Las costas han de imponerse a la demandada en virtud del principio objetivo de vencimiento (“victor victoris”), de conformidad con lo establecido en los artículos 394 de Ley de Enjuiciamiento Civil, y 6 de la Ley Orgánica Reguladora del Derecho de Rectificación.
Por lo expuesto,
SUPLICO AL JUZGADO: Téngase por presentado este escrito con sus documentos anexos y copias simples, en tiempo y forma, sírvase admitirlo, teniéndome por personado y por formulada la demanda de ejercicio de la acción de rectificación de hechos inexactos y perjudiciales, acordando que se sustancie por los trámites del juicio verbal, dictándose en su día, previa la pertinente tramitación, por el Juzgado Sentencia por la que se declare:
- Primero: La inexactitud de la información publicada en www.meneame.net el día 1 de enero de 2014.
- Segundo: La obligación de hacer de la demandada consistente en publicar en www.meneame.net, en el plazo legalmente previsto y en espacio de audiencia y relevancia semejantes, la nota referida en el expositivo quinto “in fine”.
Todo ello con expresa imposición de costas.
OTROSÍ DIGO: Que esta parte manifiesta su voluntad expresa de cumplir con todos y cada uno de los requisitos exigidos para la validez de los actos procesales y si por cualquier circunstancia esta representación hubiera incurrido en algún defecto, ofrece desde este momento su subsanación de forma inmediata y a requerimiento del Juzgado, a los efectos prevenidos en el artículo 231 de la Ley de Enjuiciamiento Civil
SUPLICO AL JUZGADO: Que tenga por hecha la anterior manifestación a los efectos legalmente oportunos.
Por ser Justicia que pido en Barcelona, a 11 de enero de 2014.



DANIEL VICENTE CARRILLO
Colegiado 31.xxx ICAB